República de arepistan

Nada más llegar a Puyo nos dirigimos al veterinario. La primera sensación fue mucho mejor que en el anterior. Diagnóstico inicial: coccidias, un parásito, que no desaparece con los desparasitantes genéricos, que es lo que le provoca la anemia brutal que tenía la perrita. Una buena noticia y una mala, la buena es que con un medicamento especial durante seis días se curará de los parásitos, la mala, es que en numerosas ocasiones se asocia al moquillo. Como era sábado quedamos que le daríamos la medicación y el lunes le haríamos los análisis para ver el moquillo.

Teníamos por delante un fin de semana impuesto en Puyo, y no precisamente por muy buenas noticias, pero en el cual había que disfrutar y distraerse. El mismo veterinario nos recomendó varios sitios que visitar y cosas que hacer, tras un tradicional desayuno amazónico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *